Horns – Crítica

331836

Horns | 2013 | 120min | Alexandre Aja

No voy a caer en la manida coletilla de que Daniel Radcliffe ha crecido y ya no es Harry Potter, pero sí que su gusto a la hora de seleccionar papeles es bastante tétrico, o al menos el de su agente. Pues bien, Horns es un ejemplo de manual de por qué la bollería industrial adulterada de azúcar es mala para la salud. Obviando la premisa totalmente absurda, en vez de seguir la vena satírica, macarra, pasada de tono y de humor negro con la que te atrapa en sus primeros compases, al guionista le da una embolia en un momento dado y decide que por sus santos donetes y palmeras de chocolate la cinta se va a convertir en un melodrama soporífero e insoportable. Además, toque de atención del director si para narrar una historia tiene que recurrir a flash backs tan largos que vacíen de contenido útil el presente, el aqui y el ahora donde se desarrolla la trama. Dentro de la fantasía, los efectos que tiene, innecesarios, son, además, patéticos.

En definitiva, una mezcolanza de amor, fantasía, comedia y terror que ni en los peores botellones cinematográficos.

★★★☆☆☆☆☆☆☆

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s